Consejos nutricionales para personas con EPOC

Consejos nutricionales para personas con EPOC
15 mayo 2017 Roberto Ortega
In Blog ecológico
Las enfermedades respiratoriass e sobrellevan mejor con una dieta equilibrada.

Hoy damos algunos consejos nutricionales para personas con EPOC, una importante afección respiratoria que, en los casos más graves, puede llegar a dificultar enormemente la vida. No hace falta decir que, lo primero de todo es DEJAR DE FUMAR. Si no se deja de fumar da exactamente igual lo que haga.

En la sección de blog del periódico ‘Hoy’ leemos al doctor Franciso Carramiñana decir que “desde el diagnóstico de la EPOC la participación del paciente en el tratamiento es fundamental para modificar los hábitos de vida que van a mejorar la evolución de la enfermedad y ayuda a prevenir las agudizaciones,  las hospitalizaciones, y aumentar su calidad de vida.  Me refiero al papel activo de la persona con EPOC respecto al tabaco, el ejercicio físico, la alimentación, cuidar el sueño y disfrutar de la vida”.

Mantener un buen estado de nutrición es importante en la EPOC. Y sabemos que el paciente con bajo peso tiene menor función pulmonar y cardiaca. También menor capacidad de realizar ejercicios lo que afecta al desarrollo, pronóstico y calidad de vida del paciente con EPOC. No hay una dieta específica para el paciente con EPOC. Se aconseja que sea equilibrada, beber al menos 1,5 litros de agua al día y evitar el sobrepeso. A la hora de comer hacerlo despacio y en bocados pequeños. Así se evita la falta de aire que puede producir tragar los alimentos o líquidos.

Radiografía de unos pulmones.

Radiografía de unos pulmones.

En la página ‘Alimmenta.com’ encontramos algunas interesantes pautas de consejos nutricionales para personas con EPOC. Son de la directora técnica, Juan María González Prada.

Objetivos

  1. Corregir deficiencias nutricionales y desnutrición.
  2. En personas obesas disminuir de peso.
  3. Mejorar la dificultad para masticar o tragar por la falta del aire.
  4. Evitar el estreñimiento y el esfuerzo excesivo para defecar, así como la distensión abdominal y las flatulencias.
  5. Procurar que el sabor de los alimentos sea rico para combatir la falta de apetito.

La dieta adecuada deberá estar fraccionada en 5 o 6 tomas para aligerar la carga respiratoria al comer.

Algunas personas con EPOC se encuentran en una situación de “hipermetabolismo”, es decir, que su gasto energético diario está aumentado (hasta 10 veces superior) probablemente por el aumento del trabajo respiratorio.

Aporte de nutrientes

  • Hidratos de carbono: La cantidad de alimentos ricos en hidratos de carbono complejos se debe controlar mucho y ser inferior a las recomendaciones de dieta equilibrada. Deben representar entre el 40-50% del valor energético total diario.
  • Proteínas: Se debe personalizar el aporte de proteínas en función del estado físico y nutricional de la persona. El porte debe ser de 1 a 2 gramos de proteína por kilo de peso corporal al día.
  • Grasas: El consumo de grasas es importante ya que supone un esfuerzo ventilatorio menor que al consumir hidratos de carbono (producen menos CO2).  Deben aportar como máximo el 50% de las calorías diarias consumidas.
  • Vitamina C, E, betacarotenos y selenio: son vitaminas y minerales  con actividad antioxidantes que se ha visto que tienen  un efecto positivo sobre la función pulmonar. La vitamina C y los betacarotenos se encuentran principalmente en frutas, verduras, hortalizas. La vitamina E en el aceite de oliva, de girasol y en los frutos secos. El selenio en la levadura de cerveza, la avena, mariscos, pescados y carnes rojas.
El brócoli es uno de los alimentos a tener en cuenta en la dieta para pacientes con EPOC.

El brócoli es uno de los alimentos a tener en cuenta en la dieta para pacientes con EPOC.

Alimentos recomendados

Hay ciertos alimentos que es interesante tener en cuenta para mejorar la salud de los pulmones.

  • El pescado azul: hay estudios que evidencian que los ácidos grasos omega-3 presentes en el pescado azul previenen el daño pulmonar causado por el tabaco. Además mejoran los síntomas de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica gracias a su efecto antiinflamatorio.
  • El brócoli: contiene sulforafano, una sustancia capaz de restablecer el desequilibrio antioxidante en el tejido pulmonar.
  • La soja: se ha visto que los consumidores habituales de soja tienen una mejor función pulmonar. también un menor riesgo de desarrollar enfermedades respiratorias. Los flavonoides presentes en la soja actúan como atiinflamatorios en los pulmones y protegen de los carcinógenos del tabaco.

Si la persona sufre disneas al comer se deberá seguir una dieta blanda y de fácil masticación con una textura suave.

 

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*